sábado, 27 de diciembre de 2008

2008: Mucha forma, poco fondo


Ayer, Éloy Jauregui disparó una frase como para enmarcarla, como para cerrar el fin de este 2008. "Este año, el Perú ha brillado, pero el de Meche Áraoz". Una frase, pues, que resulta no tan políticamente correcta, como para que los yuppies se ruboricen y se espanten cuales monjas de convento. Ha sido pues el año de la careta, de la otra cara, del Pisco es peruano, de Gastón Acurio, del 9% de 'macrocrecimiento', de lo gourmet y de lo chévere.

Un año en el cual, mi memoria se estanca en momentos insípidos, en los que el gobierno, lleno de rencor, intolerancia y cierto revanchismo, actuaba en contra una oposición, que tampoco llegó a convertirse en una gran amenaza. Termina un año, en el que el aprismo, paranoico, continúa persiguiendo a las bases de izquierda...para variar. Dicho sea de paso (y como bien lo indicó Mirko Lauer en su columna del sábado), una izquierda que resulta inofensiva, inocua, inerme, si la comparamos con aquellos primeros incipientes años ochentas, donde esta recién legalizada copó en gran parte al Congreso de la República, luego de una serie de protestas sociales en un contexto donde la dictablanda de Morales Bermúdez.

Pero nadie le quita de la cabeza al aprismo (junto al ministro Flórez Aráoz, entre otros asustadizos) de que existen fuerzas opositoras con intenciones de llegar al poder de la forma más cruenta; además, de aquellos caviares que impiden y regulan, como parte de la sociedad civil, su accionar. Un aprismo que, en todo caso, quiere gobernar solo. Y como si fuera poco, no se puede olvidar las interminables zancadillas que existen dentro del partido de la estrella para adueñarse de un cupo.

A opinión personal, no avizoro un mejor porvenir en este 2009, que acecha con una crisis que golpeará y fuerte. Hasta ahora recuerdo que cierta gente hablaba del grado de inversión y eso de que somos un país ventana para todas las economías mundiales. Es decir, Perú ante los ojos del mundo. Un escenario que me causaba escozor, ya que era la idea de botar la basurita debajo de la alfombra para enseñar nuestra 'mejor cara' en las cumbres que tanto costó al fisco financiarlo, cuando la pobreza continúa aún. Después se cambió el discurso: "Estamos blindados ante la crisis mundial" ¿no Alan? Y, por estos días, se instaló un plan anticrisis. Qué tal. Lo que me llamaba la atención de todo esto era el grado de desinformación que llegó a tener la gente, alimentada por gran parte de la prensa, al intoducir esta términos como: 'grado de inversión', 'desarrollo macroeconómico', y la ecuación de tratado de libre comercio es igual a desarrollo. Estas, sin dudas, fueron algunas de las ideas que el establishment promocionó por todos los medios, así sea de la forma más dictatorial. Qué importa, total es el desarrollo... qué van a saber de economía los pequeños microempresarios, no se metan por favor ¿no Meche Aráoz? Por favor, parecieran decir los felipillos sumisos ante los poderosos para que nos den crédito alguno.

Si allá por inicios del 2008, el paro agrario amenazaba los cimentos del gobierno, ahora se termina por perseguir a una izquierda, insisto, inofensiva. Por otro lado, un aparato estatal copado de militantes apristas no puede, definitivamente, inspirar un buen año, o, en todo caso, mejor que este 2008, para el servicio de la ciudadanía.

Después, la chabacanería y la ridiculez al máximo se expresaron cuando Leysi Suárez mostró casi todo su cuerpo en una portada, dicho sea de paso espectacular para el ojo masculino. Vamos, dejémonos de conservadurismos y poses moralistas, qué ya bastante show hizo el Congreso (y de paso perdió el tiempo como siempre). Mientras, la exhumación de las fosas de Putis nos puede importar tanto como el último reportaje de la Chichi (A Dios gracias se despidió este año).

De todas maneras, esperamos, al menos, un poco más de tolerancia al oficialismo para este nuevo año. Un sincero deseo de este pequeño y menudo blogger. Pedirle otra cosas como preocuparse por la realidad del país, umm...vamos! el año nuevo no se celebra en octubre digamos.

1 comentario:

malu dijo...

Amén, chatín!! Tenemos diferencias ideológicas, nos repetamos y por eso nos lelvamos tan bien, mi querido blogger. Soy tu fan y lo sabes, un besote y felíz año Helénico.