miércoles, 3 de diciembre de 2008

Donayre y las relaciones públicas que no aprendió


En uno de los capítulos de 'Muerte en el Pentagonito, Ricardo Uceda narra sobre Enrique Duchicella, agregado aéreo de Ecuador, quien fuera asesinado por un grupo clandestino del Ejército peruano por pertenecer a una red de espionaje. En esta red, además, estaban involucrados algunos miembros del Servicio de Inteligencia Peruano. La postura de Uceda sobre este hecho (escuchada cuando asistía a una conferencia en enero último) resulta a favor de esa matanza extrajudicial, ya que se está hablando de un espía que ya había comunicado varios secretos a su país. Afirmación discutible, debido a que siempre, o en el mayor de los casos, estas acciones se debieran solucionar de manera que siempre se respete las libertades individuales. La operación fue lo más clandestina posible para no afectar las relaciones con Ecuador. La imagen de un país pacífico, ante todo.

Escribo lo anterior para traer a colación la frase del general Donayre: "Chileno que entra, ya no sale,o sale en cajón...". La controversia provocada a partir de una pachotada del jefe máximo de las Fuerzas Armadas (que dicho sea de paso, no sería la primera). Mientras, Aldito Mariátegui lo justifica, argumentando que también los chilenos, por su parte, en reuniones privadas dirán pachotada y media sobre nuestro país, como que lo hacen seguramente. Las bromas van y vienen, de modo bilateral. Eso sin ninguna duda. De todas maneras, la frase dejó en jaque la imagen del Ejército y la del Perú también.

Con la frase tan elocuente y expresiva, el general Donayre ha dado la "imagen" de ser un chilenófobo. Quedó mal ante los vecinos de afuera,
afirmó José García Belaúnde, ministro de Relaciones Exteriores. De todas las declaraciones, con esta me quedo, ya que encuentro un pequeño doble discurso no intencionado, claro está. Y es que la principal característica de este gobierno es el de la imagen. Bueno, digamos que la política ante todo se dirige en cuestión de imagen y apariencias, pero lo de este gobierno es, exponencialmente, abrumador.

Las cumbres de este año; el que somos país de alta exportación y de elevado grado de inversión; el de la mejor comida y todo eso flotan y se nubla en la superficialidad, en lo efímero. Todo esto es para dar la imagen ante los de afuera que somos un país no en vías de desarrollo sino ya desarrollado. Por eso, las principales pistas arregladas, mientras Alfonso Ugarte padece el abandono y el olvido de las autoridades limeñas, entre otras vías. Ahí vemos, también, a la ministra más querida por el establishment limeño: Meche Aráoz, quien da la imagen de ser una mujer emprendedora y peruana, qué mejor...Pero ¿acaso representa a la mujer peruana? ¿No es acaso, lo más "decente", en términos de esa imagen que quiere dar el gobierno? ¿No es, acaso también, que arreglan las pistas para dar "imagen"? ¿No es acaso que dicen por favor cholito otro día haces tus marchas, después de las cumbres?

La imagen, para este gobierno, es lo políticamente correcto. Por eso, botan la basurita debajo de la alfombra y vemos cómo se ensanchan las gentes favorecidas por el régimen, cada vez más. Una Lima reducida, mientras la mayoría de peruanos de a pie sobreviven entre la indiferencia y la ironía. Cosa que se sabe pero se aletarga, se caletea, se anestesia con el 9% de crecimiento económico. Esa es la imagen que damos: del país casi exitoso. Pero que debajo de la alfombra, se encuentra el padecimiento que a la mayoría del país. El paternalismo oficialista le calza bien a Alan y su guardia dorada de ministros.

Después de este mensaje casi a la conciencia que siempre resulta recomendable teniendo en cuenta la amnesia consensuada entre la Lima 'nice', a lo que iba es que una institución como la del Ejército que también se maneja en términos de imagen ¿cómo queda, entonces, un general con esas declaraciones? Si al final, el congresista Espinosa fue un soplón o no, ya no interesa. Lo que interesa es el factor principal de este gobierno: la forma antes que el fondo.

Es por eso que varios militares, días antes, no se mostraban conformes con el comportamiento de Donayre, por la marcha que dio el 29 de julio de este año; o por la imitación de Carlos Álvarez, entre otras patinadas. Esta preocupación por parte del Ejército no es gratuita: es la imagen que obliga a dar esa forma, ese modelo que tiene que ser ante el público. Si no es así, la contradicción sobresale nuevamente.

El gobierno y la imagen, ante todo, y Donayre derrumba tal dogma, convirtiéndose así en el Gustavo Pacheco de las Fuerzas Armadas...con roche.

2 comentarios:

E dijo...

Si admites que tanto peruanos como chilenos diran pachotadas sobre el otro, entonces ese ya no es el problema, el problema es el hacerlo publico, los medios, y el traidor Espinoza. Entonces lo que dice Aldo es cierto, tanta vaina por una pachotada y cargamonton al general, cuando lo que deberiamos discutir es hasta donde se puede subir cualquier cosa en aras de la libertad de expresion

el_helénico dijo...

Ummm... la opinión de la gente es bienvenida... de todas maneras, es la "imagen" de una institución del Ejército la que esta misma cuida con sumo cuidado. De lo contrario, no hubiera causado tanta antipatía dentro de un grupo de militares, tanto activos como retirados...

En cuanto a la libertad de expresión, creo que se debe ser 100 % libertario, y nunca a la censura, si no rozaríamos con viejas épocas... aló fujimorismo, bufalismo, o acaso la dictablanda de Morales Bermúdez?!..