lunes, 25 de febrero de 2008

Detrás del tercio

En un artículo muy divertido de Rocío Silva Santisteban titulado 'La Trica de Chang', nos revela que el actual ministro de Educación triqueó cuatro cursos, cuando apenas era un estudiante de la Universidad de La Católica. Y no por estos pequeños traspiés universitarios, pasará a calificar como bestia, animal, monstruo (¿en computación?)...bueno, a menos que él, en una batalla personal inacabable, se considere así.
Uno de los últimos grandes temas de discusión en la politiquería peruana, que más que una saludable discusión se siente como otra imposición con tufillo dictatorial oficialista, es lo del tercio superior. Claro, el asunto se ha ido retrayendo. El gobierno dejó de pisar fuerte para dar paso a una ligera flexión... aunque en su ego,es claro, no quieran reconocerlo.
Las protestas, por parte del magisterio, no se hicieron esperar en las calles. Y Alan no ha perdido la oportunidad para, por enésima vez, calificarlos de senderistas y comunistas (ahora apoyado y editorializado por 'El Comercio'). No pretendo defender a las filas del SUTEP. Pero menos insultarlos, y lo que se sabe es que el gobierno quiere todo menos diálogo con los diferentes gremios.
Como con el paro agrario, la posición oficial es aferrarse a lo que aplica, sin consultarle más que a sus bases. Ahora, no es que yo diga que el gobierno se ponga populista, como cuenta la historia de los años '85 a '87, y, de esta manera, los balconazos se vuelvan realidad. No, todo menos eso.
Lo que sí llaman la atención es que pocos columnistas no han hecho hincapié en la forma cómo a través de esta nueva medida, con su leve modificación y todo, el gobierno está diciendo: nuestro sistema educativo anda muy mal (vaya descubrimiento). Pero lo peor es que no lo arreglan de raíz. No es la forma, pero tampoco el fondo, lo que el gobierno quiere arreglar. Es como si cortaran la mitad del árbol caído, cuando obviamente es la raíz donde deberían sacar una verdadera reforma. Claro que también una verdadera reforma lleva su buen tiempo, mas esta palabrita es muy utilizada como comodín por varios padres de la patria. Esto resulta muy claro si es que aún no se han dado cuenta: si con el título de maestro (reconocido por el mismo Ministerio de Educación) no se puede ejercer la profesión, por ende, la educación anda mal. Entonces por qué en vez de arreglar ese problemilla desde ahí, y no agregar el tema del tercio superior que más huele a provocación, a revanchismo, contra los del SUTEP.
No hay duda de que la medida está pensada políticamente, enfocada solo en la minoría limeña, que ve con buenos ojos que el crecimiento económico les cae a todo dar. Esa es la manera que el gobierno se ha estado manejando en estos casi dos años. Una manera de imponer y hacer ver que todo está bien. De tocarnos el hombro y decir a los pobladores del interior del país: 'ya pues hermanito estamos bien, no nos hagas roches'. Y qué manera de hacerlo. Resulta envidiable, de alguna forma.

1 comentario:

elextraensupropiavida dijo...

¿Cuál es la Universidad de La Católica, chatín? Quizás te referías a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Si no es así, perdona mi ignorancia. Por otro lado, ¡qué bien que el buen chatín ya no escriba sól sobre fútbol! jajaja. Saludos.