miércoles, 2 de abril de 2008

Ritual estresante

Un amigo me revela quién le atrae, le gusta y le sonroja. No sabe qué hacer. No sabe por dónde empezar a cortejarla. El tema le preocupa. Es casi de urgencia nacional. Quiere sacar un decreto ad hoc. Con su mirada ya me preguntó qué hacer. No sé qué responderle. Se agrega, así, un tema más a la agenda de conversación, sanguchón de por medio o chelas, en su defecto.


Hace un par de años atrás, lanzé azarosamente (medio en broma, medio en serio) el rótulo de ritual burocrático al proceso de gileo, cortejo, flirteo. Me estresaba. Lo mismo que le pasa en estos días a uno de mis grandes amigos. Lo modifica, le cambia su agenda y presupuesto de actividades cotidianas. La gran diferencia es que, si bien antes me estresaba, fallaba en el intento y llegaba al desmoronamiento por un "fracaso" más; ahora trato de verle el lado divertido y no darle tantas vueltas al asunto. Claro, no es que haya tenido tanto éxito con esta nueva metodología, pero por lo menos, mantengo algo de serenidad.

Con la revelación de mi amigo (que por supuesto no mencionaré el nombre) la pseudo- noción, idea o concepto de ritual burocrático se reactiva. Digamos, cuando alguien, en este caso, mi amigo se animó a contarme su rollo, lo hizo cuasi melodramáticamente. Cual comisión instalada en el congreso que aprobó por unanimidad de sentimientos el dictamen sobre su atracción hacia la susodicha. Ahí mismo, ya se está armando un gran rollo. Más burocracia. Más trámite. Más papeleo. Y más espera que desespera (odio el cliché pero funciona).

Si te gusta alguien, lo puedes decir a tus amigos más cercanos y , claro, confiarles el secreto. En eso no hay problema. La joda está cuando ya cambias tus rollos, lo que hacías normalmente lo dejas de hacer. Ahora, está bien que claro la chica que te gusta la invites al cine, al chifita y luego alguito más(haciendo alusión a una conocida propaganda de un banco).

Desde una humilde opinión (con numerosas posibilidades de ser refutada), el asunto está en que mientras menos te enrolles en el proceso, mejor, sin estresarse, ni agregarle un problema más a tu vida en esta ciudad tan querida y tan caótica que puede resultar Lima. Si la haces, bien; si no, no hay problema. No hay que hacer tanto drama.

3 comentarios:

Julio César Núñez Mendoza dijo...

Justo el otro día tomé una decisión casi inapelable en cuanto a mis desaciertos en ese tema. Pero hoy cual chiquillo de primaria, esa decisión se ha cambiado. "Love is for suckers" como bien dicen las viejas travestis de las Twisted Sister jajaja.
Oe y vaos a Helloween? jajaja.

Plotter dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Plotter, I hope you enjoy. The address is http://plotter-brasil.blogspot.com. A hug.

Mandarina a.k.a. Le Tangerine dijo...

Helenico , gustarle a un hombre es fácil, interesarle es difícil y hacer que te respete te cuesta un montón.